¿Cómo alimentar a nuestro perro? Parte I: Alimentos prohibidos

perro alimentación

¿Cómo alimentar a nuestro perro? Parte I: Alimentos prohibidos

Lo cierto es que, con algunas excepciones, lejos han quedado ya los tiempos en que a los perros domésticos se les alimentaba a base de sobras. Lo restante de la dieta de sus dueños componía sin más la alimentación de prácticamente cualquier mascota.

Tal vez por ello aún existen demasiadas dudas a la hora de decidir qué dar de comer a nuestro perro.

Como decíamos, alimentar a nuestra mascota con la misma dieta que nos alimentamos nosotros no es recomendable ya que el sistema digestivo de nuestro perro es distinto al nuestro y, generalmente, nuestra dieta resulta para ellos demasiado salada, con exceso de proteínas pero pobre en minerales o nutrientes esenciales.

Existen también los defensores de la carne cruda y, aunque podríamos pensar que es la alimentación natural de los canes, lo cierto es que ésta podría contener bacterias que le provoquen distintas enfermedades.

perro comida

Lo mismo sucede con los que defienden alimentarles con huesos, una opción muy peligrosa en el caso de pequeños huesos ya que podrían astillarse al morderlos y provocarle daños graves al tragarlos, e incluso en el caso de los huesos más grandes, ya que pueden provocar obstrucciones intestinales.

Alimentos prohibidos

Existen además alimentos presentes en nuestra dieta que no solo no son recomendables para nuestros perros sino que están absolutamente prohibidos. Aunque existen discrepancias en cuanto a cuáles son exactamente estos alimentos y muchos discuten su toxicidad en función de la cantidad, prácticamente todos los profesionales coinciden en estos 10:

  • El chocolate, sobre todo el cacao o chocolate en polvo. Cuanto más negro, más peligroso.
  • La cebolla y en menor medida el ajo.
  • El café y cualquier bebida con cafeína.
  • Las uvas pasas y las uvas, incluso en pequeñas cantidades.
  • Las nueces de pecán.
  • Los chicles sin azúcar y cualquier alimento que tengo xilitol.
  • Huesos y pepitas de fruta.
  • Bebidas alcohólicas: contienen etanol, muy tóxico para los perros.
  • Aguacate: Es muy alto en grasas y puede causar varios problemas digestivos en el perro, como ser dolores de estómago, diarrea, vómitos, entre otros.
  • Lácteos: Aunque en este tema existe una gran controversia, lo mismo que ocurre con las personas, lo que sí es cierto es que la leche tiene lactosa y en grandes cantidades no puede ser asimilada porque el animal no cuenta con la enzima encargada de esta “tarea” en el organismo. Provoca problemas digestivos serios, vómitos, diarreas e intoxicación.

Así pues… ¿qué le damos de comer a nuestra mascota? Afortunadamente, hoy en día todos somos conscientes de la importancia que tiene ofrecer una dieta equilibrada a nuestros animales, adaptada a su edad, actividad física, peso e incluso raza y en el mercado existe una amplia gama de alimentos para perros nutricionalmente equilibrados y diseñados para las necesidades específicas de tu amigo de cuatro patas.

Seguiremos informando…


¿Cómo elegir el mejor alimento para tu perro cachorro?

Es difícil no caer en la tentación de compartir nuestra propia comida con nuestro peludo… Es más cómodo y además es fácil pensar ¿si es bueno para mí por qué no lo va a ser para él?

Pues lo cierto es que no, no lo es. Darle a nuestro perro la misma comida que tomamos nosotros o sus sobras no hará sino provocarle sobrepeso, una alimentación descompensada, problemas dentales…

En primer lugar, debemos tener en cuenta que nuestros perros necesitan un aporte diario de energía, proteínas, vitaminas y minerales. En resumen, una dieta para perros equilibrada y de calidad.

chihuahua-624924_1920

Lo más recomendado es el pienso para perros, un alimento preparado que nos asegura que nuestra mascota está recibiendo todos los nutrientes que necesita.

Es cierto que, según la edad, raza, estilo de vida o estado de salud, la cantidad y la proporción adecuadas de estos elementos variarán.

Así, por ejemplo, a la hora de alimentar a un cachorro, existen en el mercado piensos específicos para ellos que deberemos darles hasta que cumplan, más o menos, ocho semanas.

A partir de ese momento, pasarán al pienso para perros adultos y, cuidado, si le damos alguna golosina, premio, etc… es fácil que deje de querer comer su comida así que mejor abstenernos.

Si vemos que no come y necesita algún suplemento o aporte alimenticio extra, lo mejor es consultarlo con nuestro veterinario.

Esta fase coincide con el crecimiento de los dientes de nuestro peludo, por lo que es aconsejable darle algo que pueda morder para un mejor desarrollo de sus dientes.

Y no olvides de asegurarte de que siempre tiene agua limpia y fresca, sobre todo, después de las comidas.