Viajar con tu mascota también en autobús y tren

Viajar con tu mascota también en autobús y tren

Empezamos nuestras vacaciones de verano y si en el post anterior os hablamos de cómo viajar en avión, en este nos vamos de viaje en tren o en autobús y cómo no, siempre con nuestra mascota.

Viajeros al tren

Si nuestra opción es viajar en tren con nuestra mascota, lo primero que necesitamos es cumplir con las vacunaciones y llevar siempre la cartilla veterinaria al día, por tranquilidad tanto para el animal como para nosotros.

En Renfe, debemos tener claro es que nuestra mascota no puede pesar más de 10 Kg, si es así no podremos hacer nuestro viaje con ellos.

Además, por normas de seguridad deberán viajar (previo pago de su billete, un 25% del coste normal) dentro del trasportín, cuyas medidas no pueden superar los 60 x 35 x 35 centímetros y que llevaremos con nosotros, en nuestra misma plaza del tren y procurando no molestar a los demás viajeros, ya que en ese caso podrían hacernos bajar del tren.

No olvides que una vez dentro del tren nunca podrás sacar a tu peludo de su transportín y aunque haga diferentes paradas el tren, no vas a poder aprovechar estas para que haga sus necesidades, por lo tanto, dale un buen paseo antes de emprender el viaje para que pueda desahogarse 🙂

En el caso de que nos decidamos por hacer trayectos cortos en trenes de cercanías, no se nos aplica ninguna tarifa adicional por nuestro perro que viajará con nosotros sin problema alguno. Eso sí, siempre provisto de bozal y cadena o correa.

Y recuerda, los perros lazarillos viajan gratis en todos los trenes, aunque sean cachorros y estén en periodo de formación.

Y si viajamos en autobús ¿qué debemos hacer?

La opción del autobús es muy similar a la de viajar en tren aunque aquí no existe la posibilidad de que viajen con nosotros: deberán ir en la bodega del autobús (con el riesgo que eso acarrea, estrés, fatiga…) y, cómo no, abonando el 50% del precio de billete.

También se limita su tamaño y peso a los 10 kilos y atentos: llevaremos siempre a nuestros animales limpios y en perfecto estado sanitario e higiénico si no queremos que no nos permitan viajar con ellos.

Además, como señala la empresa Alsa, aunque no es obligatorio sí recomiendan el uso de bozal.

Así que ya lo sabes… Ten en cuenta las limitaciones y requisitos establecidos y no dejes nada al azar que pueda estropearte el viaje. Y, sobre todo, elijas el transporte que elijas no dudes en viajar con tu mascota, lo disfrutarás tu y te lo agradecerá el.