Tu mascota también pasa calor… Ayúdale a combatirlo

Tu mascota también pasa calor… Ayúdale a combatirlo

El ansiado verano llegó y con ello las altas temperaturas. Los termómetros de todo el país se tiñen de rojo y es el momento de buscar cómo refrescarnos: agua, sombras, ventiladores y abanicos, todo es bienvenido.

Pero el calor no solo nos afecta a los humanos. También nuestras mascotas lo sufren y es necesario que sepamos cómo detectar que están sufriendo más calor de la cuenta y ayudarles a combatirlo.

Golpes de calor

Uno de los mayores peligros del verano y las altas temperaturas es precisamente algo que también nos afecta a los dueños de las mascotas. Los temidos “golpes de calor” acechan también a nuestros animales  y es muy importante prevenirlos.

En el caso de los perros, por ejemplo, los síntomas de un golpe de calor son: una temperatura corporal por encima de los 42 grados, respiración acelerada, sed extrema, saliva abundante, vómitos, temblores…

Si observamos estos síntomas en nuestro peludo, lo primero que debemos hacer es tratar de hidratarlo y refrescarlo, por ejemplo, mojando sus patas (las almohadillas son esenciales) y su cuerpo con agua aunque no excesivamente fría para no provocarle una reacción adversa, incluso un choque de temperatura que sería aún más peligroso.

También intentaremos que beba agua, pero sin obligarle y lo más importante: acudiremos de inmediato a un veterinario.

En el caso de los gatos, ellos intentan combatir las altas temperaturas jadeando y lamiéndose la piel y un golpe de calor es igual de peligroso, pudiendo provocarle incluso alguna disfunción de órganos, el coma e incluso la muerte.

Igualmente no nos olvidamos de roedores, aves o cualquier otro animal con el que compartimos nuestra vida. Todos ellos sufren el calor como nosotros mismos, especialmente los más ancianos, los muy jóvenes o los enfermos.

Agua fresca, sombra y mucho

Lo más importante por tanto será vigilar a nuestras mascotas, para poder detectar cualquier comportamiento extraño causado por el calor y así combatirlo de inmediato.

Si son animales que salen y/o viven en el exterior, lógicamente intentaremos que disponga de zonas de sombra en todo momento así como de agua fresca. Los pasos, en el caso de los perros, evitaremos se realicen en las horas de más calor.

En el caso de vivir solo en el interior, trataremos de buscarle un lugar fresco y nunca en una terraza con cristales.

La dieta también ayudará. Por ejemplo, durante el verano, es mejor que nuestros animales coman en las horas de menos calor y ¿por qué no incluir algún helado en su dieta?

En el caso de roedores, conejos, hurones, prueba a trocear frutas y verduras y conviértelas en cubitos de hielo. ¡Seguro que le encantan!

Y para nuestros gatos y perros, ¿qué tal uno de sus pequeños snacks también convertidos en helado?

No solo les gustará sino que les refrescará, un consejo que como los anteriores harán del verano una época perfecta para que sigamos disfrutando como siempre de nuestras mascotas.

 


qué debe comer tu perro

¿Cómo alimentar a nuestro perro? Parte II: cuánta comida darle y cada cuánto

Una alimentación correcta de nuestro peludo, como ya sabemos, es esencial para su salud por ello, a la hora de comer… Tenemos que tener en cuenta numerosos aspectos y no sólo qué le gusta más a él o qué es más cómodo para nosotros.

Ya hemos analizado cómo existen algunos alimentos directamente dañinos para los perros y que por la tanto deberíamos borrar de su dieta por completo pero… ¿y qué debe comer entonces? ¿Cuánto? ¿Cuántas veces?

Las dudas siguen siendo muchas. Es cierto que, como en casi todo, en este tema hay posturas diversas.

Lejos de enfrentamientos entre tipos de dieta, lo cierto es que es importante determinar la cantidad de alimentos que le damos a nuestro perro, adecuándola a su edad, tamaño y actividad física y, también, de nuestro propio estilo de vida.

Estos factores, lógicamente, hacen que la cantidad de comida que le damos a nuestra mascota deba ser diferente por ejemplo entre un cachorro, al que debemos dar más veces al día alimentos y en cantidades pequeñas, y un perro adulto.

Lo mismo sucede con las perras embarazadas o que están amamantando a las que también trataremos de repartirles su comida en menores cantidades pero más veces a lo largo del día.

¿Dos veces al día? ¿Tres?

Si nos centramos en un perro adulto y sin problemas de salud, la pregunta siempre aparece. ¿Una? ¿Dos? ¿Tres? ¿En todo momento? ¿Cuándo tengo que darle de comer?

Bien, existen numerosas opiniones, tantas casi como dueños de perros. Y es que cada vez más son muchos los dueños que se ven obligados por trabajo a pasar muchas horas fuera de casa y dar de comer a su perro más de una o dos veces al día resulta difícil. Sin embargo, para dueños con más libertad de horarios, podrán y será lo más recomendable, dar de comer a su perro tres veces al día.

Lo primero que debemos preguntarnos es si nuestro animal es un perro activo, que sale a pasear y a hacer ejercicio varias veces al día, mejor repartirle la comida en tres veces al menos. Si por el contrario, nuestro perro es más sedentario, con una o dos veces que coma al día será suficiente.

Además se recomienda que las tomas sean en el mismo horario siempre, para así ayudarles no solo a educar a tu perro sino también a regularizar sus deposiciones y digestión.

Así, lo ideal es darle a tu perro su cuenco con la comida siempre más o menos a la misma hora y dejárselo una media de 15 o 20 minutos (en el caso de perros ya mayores, podemos dejarlo algo más). Tras ese tiempo, retiraremos el cuenco haya comido o no para incidir en su adiestramiento.

También encontramos dueños de perros que dejan que su mascota coma a lo largo del día cuando quiera y se autorregule él solo. Una opción sin duda muy cómoda pero que no funciona con todos los perros ya que la mayoría suele atiborrarse y comerse todo lo que tiene en su cuenco de una vez.

Como ves es fundamental dar a nuestro animal la comida que necesita y de la forma más correcta. De todos modos, si tienes dudas, no lo dudes: tu profesional veterinario puede ayudarte.

 


Propósitos de nuevo año… con tu mascota

Hacer deporte, dejar de fumar, aprender inglés… Todos inauguramos el nuevo año con numerosos propósitos, objetivos que cumplir y sueños que hacer realidad.

Acabamos de estrenar 2017 y, junto a todos estos deseos, ¿por qué no proponernos nuevos retos para nuestra vida junto a nuestra mascota?

Te damos algunas ideas:

1- Visitar al veterinario. Lo más importante para poder disfrutar junto a ella del año que comienza es que goce de buen salud así que… ¿Y si vistamos a nuestro veterinario para comprobar que todo está bien?

2- Hacer ejercicio… juntos. Existen mil actividades que puedes hacer junto a tu mascota con la que, además de divertirte, ejercitar los músculos, disfrutar del ejercicio y sentirte mejor.

3- Una dieta equilibrada. Al igual que seguramente uno de tus propósitos de año nuevo sea comer de forma más saludable, ofrécele a tu mascota una dieta balanceada que contenga todos los nutrientes que necesita para desarrollar defensas y huesos fuertes.

4- Compartir con ella tiempo de calidad… Un día malo, el estrés del trabajo… pero llegas a casa y ahí está esperándote feliz. Dedícale tiempo y hazlo de verdad, con buen humor y en el que le devuelvas el cariño que él te da.

5- Cuídale… Además de llevarle al veterinario, hay cuidados diarios que debes darle. Peinarle, mantenerlo limpio, con un lugar de descanso adecuado… Se lo merece, ¿no crees?