Tu mascota también pasa calor… Ayúdale a combatirlo

Tu mascota también pasa calor… Ayúdale a combatirlo

El ansiado verano llegó y con ello las altas temperaturas. Los termómetros de todo el país se tiñen de rojo y es el momento de buscar cómo refrescarnos: agua, sombras, ventiladores y abanicos, todo es bienvenido.

Pero el calor no solo nos afecta a los humanos. También nuestras mascotas lo sufren y es necesario que sepamos cómo detectar que están sufriendo más calor de la cuenta y ayudarles a combatirlo.

Golpes de calor

Uno de los mayores peligros del verano y las altas temperaturas es precisamente algo que también nos afecta a los dueños de las mascotas. Los temidos “golpes de calor” acechan también a nuestros animales  y es muy importante prevenirlos.

En el caso de los perros, por ejemplo, los síntomas de un golpe de calor son: una temperatura corporal por encima de los 42 grados, respiración acelerada, sed extrema, saliva abundante, vómitos, temblores…

Si observamos estos síntomas en nuestro peludo, lo primero que debemos hacer es tratar de hidratarlo y refrescarlo, por ejemplo, mojando sus patas (las almohadillas son esenciales) y su cuerpo con agua aunque no excesivamente fría para no provocarle una reacción adversa, incluso un choque de temperatura que sería aún más peligroso.

También intentaremos que beba agua, pero sin obligarle y lo más importante: acudiremos de inmediato a un veterinario.

En el caso de los gatos, ellos intentan combatir las altas temperaturas jadeando y lamiéndose la piel y un golpe de calor es igual de peligroso, pudiendo provocarle incluso alguna disfunción de órganos, el coma e incluso la muerte.

Igualmente no nos olvidamos de roedores, aves o cualquier otro animal con el que compartimos nuestra vida. Todos ellos sufren el calor como nosotros mismos, especialmente los más ancianos, los muy jóvenes o los enfermos.

Agua fresca, sombra y mucho

Lo más importante por tanto será vigilar a nuestras mascotas, para poder detectar cualquier comportamiento extraño causado por el calor y así combatirlo de inmediato.

Si son animales que salen y/o viven en el exterior, lógicamente intentaremos que disponga de zonas de sombra en todo momento así como de agua fresca. Los pasos, en el caso de los perros, evitaremos se realicen en las horas de más calor.

En el caso de vivir solo en el interior, trataremos de buscarle un lugar fresco y nunca en una terraza con cristales.

La dieta también ayudará. Por ejemplo, durante el verano, es mejor que nuestros animales coman en las horas de menos calor y ¿por qué no incluir algún helado en su dieta?

En el caso de roedores, conejos, hurones, prueba a trocear frutas y verduras y conviértelas en cubitos de hielo. ¡Seguro que le encantan!

Y para nuestros gatos y perros, ¿qué tal uno de sus pequeños snacks también convertidos en helado?

No solo les gustará sino que les refrescará, un consejo que como los anteriores harán del verano una época perfecta para que sigamos disfrutando como siempre de nuestras mascotas.

 


Beneficios de la medicina que viene con cuatro patas para la salud mental y física.

Según un estudio llevado a cabo por el doctor Jeremy Barron, director médico del Centro Beecham de Medicina Geriátrica de las Instituciones Médicas Johns Hopkins, se afirma que entre las personas y el cuidado que una mascota requiere, existe una conexión demostrada que proporciona muchos beneficios para la salud.

Si no puedes tener una mascota en casa, puedes ofrecerte a pasear la de un amigo, un familiar o un vecino, o puedes colaborar con algún refugio de animales, incluso este tipo de interacciones de menor duración aportan beneficios saludables.

Los beneficios que se desprenden del estudio del doctor Jeremy Barron son:

  1. Reduce el estrés

De acuerdo con la investigación, la simple acción de acariciar a un perro disminuye la hormona del estrés denominada cortisol, mientras que la interacción social entre las personas y sus perros en realidad eleva los niveles de la hormona del bienestar denominada oxitocina, la misma que une a las madres con sus hijos.

Mujer joven con cachorroDe hecho, el 84% de los pacientes con trastorno de estrés postraumático a los que se les proporcionó un perro adiestrado informaron una reducción significativa en sus síntomas y un 40% fueron capaces de reducir sus medicamentos, de acuerdo con una encuesta reciente.

  1. Baja la presión sanguínea

Los beneficios de disminuir el cortisol y aumentar la oxitocina al acariciar a un perrito también ayudan a mantener la presión arterial a raya. “Acariciar y sostener a un animal permite apreciar la belleza de la naturaleza”, “Es relajante y trascendental”.

  1. Incrementa la actividad física

“¿Cuántas personas están dispuestas a salir al amanecer y hacer ejercicio bajo la lluvia o la nieve?”. “Los dueños de perros a menudo no tienen otra opción que sacar a caminar a sus mascotas, proporcionándoles así la excusa diaria para realizar su dosis diaria de ejercicio.

  1. Promueve la salud del corazón

La Asociación Americana del Corazón publicó un informe investigativo que asegura que tener un perro como mascota es una forma de prevenir las enfermedades cardiovasculares.

  1. Alivia la depresión y la sensación de soledad

Un estudio de 2011 encontró que los dueños de mascotas tenían mejor autoestima. Otro estudio determinó que las mascotas proporcionan un mayor apoyo social que los humanos en la mitigación de la depresión.

“El cuidado de una mascota proporciona un sentido de propósito o finalidad [en la vida] al dueño”. Además, las mascotas son un buen catalizador social para conocer gente que comparte sus intereses animales.

  1. Ayuda a sobrepasar ciertos problemas clínicos

Más allá de la simple compañía, los perros han sido ayudantes maravillosos para lo no videntes o con problemas de movilidad. Se han utilizado incluso para ayudar a detectar condiciones de salud, desde las convulsiones hasta el cáncer.


El celo en las gatas: qué es y cómo actuar

Categoría: Campañas , Noticias

Maulla sin cesar, se frota por todas partes, está especialmente mimosa y no quiere más que atraer nuestra atención en todo momento. ¿Qué le pasa a tu gata?

Pues seguramente que está en celo o, lo que es lo mismo, en el periodo del ciclo sexual en la que puede aceptar al macho.

Un celo que, en general, comenzará con el inicio de la pubertad de tu felina, entre los cinco y los diez meses de edad (dependiendo de su raza o peso, entre otros factores).

cat hair on a black T-shirt.

Con una duración de 7 a 15 días, una gata puede tener varios periodos de celo durante un mismo mes. A diferencia de las perras, éstas no suelen sangrar, pero sí varía su comportamiento, como decíamos: maúllan de forma especial e insistente, se frotan con muebles y con los dueños son más cariñosas, levantan el tercio posterior dejando los miembros delanteros pegados al suelo y apartan el rabo.

Si nuestro interés es cruzar a la gatita para dejarla gestante, será el momento de traerle el macho.

Pero, si no queremos que nuestra gata críe y tenga camada, además de algunos fármacos inhibidores del celo, la mejor solución para evitarle los periodos de celo es la esterilización definitiva.

Un método quirúrgico que no posee efectos secundarios y sí se evitan un alto porcentaje de problemas derivados de las alteraciones hormonales (por ejemplo, quistes ováricos, tumores de cualquier naturaleza en ovarios y útero, infecciones uterinas o piometras).

Eso sí, como siempre, acude a tu veterinario y consulta con él el mejor momento para esterilizar a tu gata, cómo es el proceso y cualquier duda que tengas. Todo cuidado es poco para tu pequeña.


¿Con qué sueña tu mascota?

Categoría: Noticias

Con comida, con otros animales o contigo…. Las mascotas también sueñan y ahora podemos descubrir con qué.

Al menos eso es lo que intenta un estudio del doctor Deirdre Barret, de la Escuela de Medicina de Harvard, que señala cómo, por ejemplo, los perros suelen soñar con lo que les ha sucedido durante el día, con que están corriendo o paseando por el parque. Además, según el doctor Barret los perros son propensos a soñar con sus dueños “con sus caras o su olor”.

gato dormido

Muy distinto es el caso de los gatos que, de acuerdo con las investigaciones de este doctor, sueñan… ¡con ratones! Sí, sí. Durante los estudios que ha realizado, observó como, durante el sueño, los gatos en varios momentos dieron un salto y se lanzaron arqueando sus espaldas, como si un ratón se hubiera acercado a su posición.

Y si tienes como mascota un reptil o un pez…. Lo lamentamos. Estos no sueñan, de acuerdo con el doctor Barret ya que carecen del ciclo REM, el periodo del descanso durante el que se producen los sueños.

Y tú ¿sueñas con tu mascota?