Tu mascota también pasa calor… Ayúdale a combatirlo

Tu mascota también pasa calor… Ayúdale a combatirlo

El ansiado verano llegó y con ello las altas temperaturas. Los termómetros de todo el país se tiñen de rojo y es el momento de buscar cómo refrescarnos: agua, sombras, ventiladores y abanicos, todo es bienvenido.

Pero el calor no solo nos afecta a los humanos. También nuestras mascotas lo sufren y es necesario que sepamos cómo detectar que están sufriendo más calor de la cuenta y ayudarles a combatirlo.

Golpes de calor

Uno de los mayores peligros del verano y las altas temperaturas es precisamente algo que también nos afecta a los dueños de las mascotas. Los temidos “golpes de calor” acechan también a nuestros animales  y es muy importante prevenirlos.

En el caso de los perros, por ejemplo, los síntomas de un golpe de calor son: una temperatura corporal por encima de los 42 grados, respiración acelerada, sed extrema, saliva abundante, vómitos, temblores…

Si observamos estos síntomas en nuestro peludo, lo primero que debemos hacer es tratar de hidratarlo y refrescarlo, por ejemplo, mojando sus patas (las almohadillas son esenciales) y su cuerpo con agua aunque no excesivamente fría para no provocarle una reacción adversa, incluso un choque de temperatura que sería aún más peligroso.

También intentaremos que beba agua, pero sin obligarle y lo más importante: acudiremos de inmediato a un veterinario.

En el caso de los gatos, ellos intentan combatir las altas temperaturas jadeando y lamiéndose la piel y un golpe de calor es igual de peligroso, pudiendo provocarle incluso alguna disfunción de órganos, el coma e incluso la muerte.

Igualmente no nos olvidamos de roedores, aves o cualquier otro animal con el que compartimos nuestra vida. Todos ellos sufren el calor como nosotros mismos, especialmente los más ancianos, los muy jóvenes o los enfermos.

Agua fresca, sombra y mucho

Lo más importante por tanto será vigilar a nuestras mascotas, para poder detectar cualquier comportamiento extraño causado por el calor y así combatirlo de inmediato.

Si son animales que salen y/o viven en el exterior, lógicamente intentaremos que disponga de zonas de sombra en todo momento así como de agua fresca. Los pasos, en el caso de los perros, evitaremos se realicen en las horas de más calor.

En el caso de vivir solo en el interior, trataremos de buscarle un lugar fresco y nunca en una terraza con cristales.

La dieta también ayudará. Por ejemplo, durante el verano, es mejor que nuestros animales coman en las horas de menos calor y ¿por qué no incluir algún helado en su dieta?

En el caso de roedores, conejos, hurones, prueba a trocear frutas y verduras y conviértelas en cubitos de hielo. ¡Seguro que le encantan!

Y para nuestros gatos y perros, ¿qué tal uno de sus pequeños snacks también convertidos en helado?

No solo les gustará sino que les refrescará, un consejo que como los anteriores harán del verano una época perfecta para que sigamos disfrutando como siempre de nuestras mascotas.

 


perro en hospital

Las mascotas ayudan a curar

Las mascotas (perros, gatos, caballos…) son una gran ayuda anímica en pacientes con depresión, autismo, alzheimer… Sí. Podían ser muchos los que lo pensaban pero sin una certeza científica… Hasta ahora.

Ese es el resultado de un informe que el Hospital San Juan de Dios ha elaborado con el apoyo de PURINA.

El estudio recoge cómo el centro hospitalario creó, en 2010, una Unidad de intervenciones asistidas con perros para trabajar, mediante la interacción con el animal, los aspectos emocionales, físicos o sociales de los niños ingresados y tratados en el centro: motivar a los más pequeños en su proceso de recuperación y reducir su estrés.

La forma es a través de streaming o conexión vía Internet. Así, la Unidad de Terapias Asistidas con Animales (TAA) del Hospital San Juan de Dios los perros están plenamente integrados, a través de Internet, en el ámbito hospitalario, como en consultas externas (para amenizar y hacer más corta la espera), urgencias (para tranquilizar y distraer a los pequeños), odontología (para tranquilizar y distraer a los niños), etc.

Las mascotas aportan seguridad

Ahora y tras su progresiva implantación desde 2010, el estudio concluye que los perros pueden ayudar a los niños a afrontar actividades estresantes como la visita al doctor y la hospitalización, transmitiéndoles seguridad.

niña con perro

Concretamente, en las TAA en las salas de espera, por ejemplo, el equipo del hospital realizó una encuesta con los siguientes resultados: el 86,5% de los padres estaba de acuerdo en que mientras su hijo jugaba con los perros se sentía menos angustiado por el motivo de consulta; el 96,5% consideraba que entraban más relajados a su visita médica tras la interacción con los perros y el 95% coincidía en que el estado de ánimo de los menores mejoraba con los perros.

Los perros forman parte del Centro de Terapias Asistidas con Animales (CTAC), y están especialmente preparados para trabajar con niños en el ámbito hospitalario.

Así, de acuerdo con Francesc Ristol, director del CTAC, “la intervención con estos perros abre una ‘ventana’ en el exterior a estos niños y permite prevenir el aislamiento que sufren al tener que estar aislados del exterior durante un periodo de tiempo muy prolongado ayudándoles a llenar esa espera. Siempre que es posible, cuando el paciente sale de la situación de inmunodepresión se encuentra presencialmente con los perros de terapia de CTAC y sus técnicas”.

 

 

 


Beneficios de la medicina que viene con cuatro patas para la salud mental y física.

Según un estudio llevado a cabo por el doctor Jeremy Barron, director médico del Centro Beecham de Medicina Geriátrica de las Instituciones Médicas Johns Hopkins, se afirma que entre las personas y el cuidado que una mascota requiere, existe una conexión demostrada que proporciona muchos beneficios para la salud.

Si no puedes tener una mascota en casa, puedes ofrecerte a pasear la de un amigo, un familiar o un vecino, o puedes colaborar con algún refugio de animales, incluso este tipo de interacciones de menor duración aportan beneficios saludables.

Los beneficios que se desprenden del estudio del doctor Jeremy Barron son:

  1. Reduce el estrés

De acuerdo con la investigación, la simple acción de acariciar a un perro disminuye la hormona del estrés denominada cortisol, mientras que la interacción social entre las personas y sus perros en realidad eleva los niveles de la hormona del bienestar denominada oxitocina, la misma que une a las madres con sus hijos.

Mujer joven con cachorroDe hecho, el 84% de los pacientes con trastorno de estrés postraumático a los que se les proporcionó un perro adiestrado informaron una reducción significativa en sus síntomas y un 40% fueron capaces de reducir sus medicamentos, de acuerdo con una encuesta reciente.

  1. Baja la presión sanguínea

Los beneficios de disminuir el cortisol y aumentar la oxitocina al acariciar a un perrito también ayudan a mantener la presión arterial a raya. “Acariciar y sostener a un animal permite apreciar la belleza de la naturaleza”, “Es relajante y trascendental”.

  1. Incrementa la actividad física

“¿Cuántas personas están dispuestas a salir al amanecer y hacer ejercicio bajo la lluvia o la nieve?”. “Los dueños de perros a menudo no tienen otra opción que sacar a caminar a sus mascotas, proporcionándoles así la excusa diaria para realizar su dosis diaria de ejercicio.

  1. Promueve la salud del corazón

La Asociación Americana del Corazón publicó un informe investigativo que asegura que tener un perro como mascota es una forma de prevenir las enfermedades cardiovasculares.

  1. Alivia la depresión y la sensación de soledad

Un estudio de 2011 encontró que los dueños de mascotas tenían mejor autoestima. Otro estudio determinó que las mascotas proporcionan un mayor apoyo social que los humanos en la mitigación de la depresión.

“El cuidado de una mascota proporciona un sentido de propósito o finalidad [en la vida] al dueño”. Además, las mascotas son un buen catalizador social para conocer gente que comparte sus intereses animales.

  1. Ayuda a sobrepasar ciertos problemas clínicos

Más allá de la simple compañía, los perros han sido ayudantes maravillosos para lo no videntes o con problemas de movilidad. Se han utilizado incluso para ayudar a detectar condiciones de salud, desde las convulsiones hasta el cáncer.


Haz ejercicio con tu mascota, todo son beneficios

Muchos son los beneficios que los expertos proponen cuando haces ejercicio con tu mascota, entre otros prevenir la obesidad.

El deporte tiene la capacidad de cambiar totalmente la vida de quienes apuestan por incorporar el ejercicio físico a su rutina diaria, y sus beneficios, como avalan numerosos estudios, se extienden más allá de la persona. También las mascotas -y en especial, los perros, ese compañero perfecto de paseos y juegos- experimentan notables mejorías cuando se les inculca la práctica deportiva.

Disfrutando con mi perroHay muchos animales que simplemente son hiperactivos, y si no se les saca a pasear lo suficiente, luego tienen conductas no muy buenas que debemos intentar evitar.

Estas son algunas ventajas de practicar deporte con tu mascota a diario:

  • Ayuda a ganar confianza y seguridad. Los animales, además de un hogar, merecen tener una vida. Los expertos en educación canina advierten de que tener un perro al que no se pasea lo suficiente es como tener un amigo con depresión y encerrado en casa. En este sentido, el ejercicio en familia con la mascota ayuda a coger seguridad y confianza y constituye una alternativa divertida que implica al animal y al dueño para recuperar sensaciones que ambos necesitan.
  • Ayuda a prevenir la obesidad. En este sentido, además de la mejoría de determinados aspectos psicológicos ya conocidos, hay estudios que demuestran que convivir con un perro favorece la práctica de actividad física, “por lo que los niveles de hipertensión, de colesterol y la incidencia de obesidad podrían verse mejorados por este motivo”.
  • Les mantiene física y mentalmente activos. Más allá de los beneficios físicos que entraña para prevenir la obesidad y reducir el riesgo de accidentes cardiovasculares, practicar deporte en compañía de las mascotas les ayuda a sentirse realizados y a coger una estabilidad que es imprescindible para evitar comportamientos que no son los deseados. “El deporte ayuda a ambos a descargar frustraciones, ya que en la mayoría de casos los problemas de conducta derivan de que el perro no hace las actividades que necesita“.
  • Favorece la obediencia y refuerza el vínculo. A los perros, como especie social, también les gusta la manada; de forma que el simple hecho de salir a correr con ellos o practicar juntos ejercicios al aire libre es una dinámica beneficiosa para reforzar el vínculo afectivo entre la mascota y un propietario-amigo.

¿Cómo les gusta a los perros que les hablemos?

Un estudio revela que hablar a tu perro del mismo modo que a tu hijo pequeño es la mejor manera de que aprenda a obedecerte.

¡Hola, bonito! ¡Buen chico! ¡Muy bien! ¡Vamos, precioso! Ahora, vuelve a leerlo. Pero hazlo con el mismo tono que empleas con tu sobrino de 14 meses. Ya sabes, como si cantaras. Más agudo, más alto y más… ñoño. Así es como los expertos dicen que deberías hacerlo cuando el que escucha es un perro y, sobre todo, si es un cachorro. Según un reciente estudio publicado en la revista británica Proceedings of the Royal Society B y realizado por el profesor de las universidades de la Ciudad de Nueva York (EEUU) y Lyon (Francia) Nicolas Mathevon, cuando nos dirigimos a nuestras mascotas con el típico tono que utilizamos con los niños se ha comprobado que reaccionan con mayor interés.

Yorkshire terrierPara llegar a esta conclusión, se llevó a cabo un experimento en el que los investigadores grabaron a un grupo de personas diciendo frases como “¡Ven aquí!” o “¡Vamos, chico!”. Los participantes debían pronunciarlas primero mirando fotografías de perros adultos, de edad avanzada, cachorros; y después sin mirar ninguna imagen. Finalizada la sesión, se comprobó que, en función de la edad del perro, cada persona empleaba un tono distinto, siendo más suave a medida que el animal era más joven.

A continuación, un grupo de perros adultos y cachorros fueron grabados con una cámara mientras escuchaban esas voces enlatadas. ¿Cuál fue su reacción? Los más jovencitos se sentían especialmente atraídos y ponían más atención cuanto más dulces y melódicas eran las voces. Mientras que la mayor parte de los perros adultos permanecían impasibles ante las diferencias de tono.

Habla a tu perro como si cantaras

Deberíamos dirigirnos a nuestros perros con una sonrisa en la cara, ya que así escuchará más contento y leerá más fácilmente nuestros mensajes, aseguran los expertos en comportamiento.

Ahora bien, la voz es solo una de las vías que tenemos los humanos para llegar hasta nuestros compañeros y modificar su conducta. Los gestos suelen ser mejor atendidos, ya que debido al proceso de domesticación que ha representado la coevolución de ambas especies, los perros han aprendido más a observarnos que a escucharnos, siempre es más fácil enseñar usando gestos, ya que el perro está atento a nuestra cara y nuestro cuerpo, lo que le permite entender tanto las indicaciones como identificar el estado emocional de su dueño.

Esto no significa que estemos restando importancia a la voz, ni al tono que le acompaña, si nos expresamos con una entonación dulce, el perro nos atenderá mejor que si esta es brusca y grave.

Tu perro no es tu hijo, pero casi.

Más allá de las palabras y los gestos, debemos recordar que los perros siempre establecen un nexo con la persona con la que conviven. Vínculo, actitud, aptitud, voz, entonación y estado de ánimo, todo cuenta. Se hace especial hincapié en la relación emocional que nace entre el animal y el ser humano y en la similitud que existe entre esta y la que se crea entre padres e hijos. Nos consta, a través de las conclusiones de algunos estudios, que existe cierta semejanza entre la relación hijo-madre y la de un perro y su dueño. Dicho parangón, se atribuye a la domesticación: Ha propiciado que muchos rasgos conductuales del perro se hayan acercado notablemente a los de un niño pequeño, lo que a su vez provoca en las personas actitudes maternales hacia sus mascotas.

Si quieres que aprenda, no esperes demasiado

En cierto modo, los perros no son tan distintos a los humanos. Y es que, del mismo modo que a partir de los 40 años, para muchas personas plantearse iniciar una carrera universitaria está fuera de lugar, para un perro el mejor momento para aprender a ir a por la pelota es cuando no tiene más de dos meses de vida. “A esa edad, la plasticidad neuronal del cerebro de un cachorro es la ideal para el aprendizaje. A partir de entonces se puede iniciar una enseñanza basada en el refuerzo positivo y la habituación, carente de castigos y sin exigir perfección en los comportamientos”. (Eva Carnero)


¿Cómo alimentar a un perro deportista?

Categoría: Noticias

Canicross, rollerjoring, agility… No hay duda de que deporte y perros es una combinación perfecta y cada día más presente entre los amantes de los peludos caninos.

Una forma de mantenerles en forma, activos, sanos y además de compartir también con ellos nuestro amor por el deporte.

Zwei Eurasier vorm DogscooterPerros deportistas que, como los humanos, necesitan entrenar, algunos cuidados especiales y, cómo no, una alimentación también cuidada.

En primer lugar, el tipo de alimento. Un perro que hace deporte deberá alimentarse con un elevado aporte energético, algo que le ofrece una dieta alta en proteínas y, especialmente, las de origen animal.

Otro aspecto esencial son las tomas de ese alimento que, además de ser varias a lo largo del día, nunca deberían producirse justo antes de la actividad física.

Ten en cuenta además que la recomendación de los especialistas es no darle agua a tu perro mientras practica deporte o hacerlo en cantidades reducidas y, tras acabar el ejercicio, esperar entre 15 y 20 minutos tanto para darle agua como cualquier tipo de alimento.