De viaje con tu mascota y sin mareos

en coche con tu perro

De viaje con tu mascota y sin mareos

En breve estrenaremos primavera y con ella, nuevas escapadas, viajes a la playa, al monte, a pueblos familiares y ciudades por descubrir. Una ocasión en la que disfrutar todos, incluida tu mascota.

Pero, ¿qué hacer cuando lo que se presenta como un viaje perfecto para escapar de la rutina a tu peludo le provoca un mal rato, con mareos e incluso vómitos?

Sí, es muy habitual que las mascotas no lleven del todo bien los viajes en coche y autobús, principalmente y esto hace que incluso nos planteemos no llevarlo con nosotros por ahorrarle el mal trago.

Pero no, no tienes por qué renunciar a esa escapada perfecta estas vacaciones en compañía de tu mejor amigo.

Estos son algunos pequeños consejos con los que conseguirás que tu mascota te acompañe en la próxima escapada sin que esto se convierta en un calvario para ella y, cómo no, para ti.

Un viaje sin mareos

Lo primero que tenemos que tener claro es que la mayoría de perros se marean más por ansiedad que por el propio movimiento del coche. Así, el primer paso será intentar que tu mascota pierda el miedo que le genera viajar en coche o autobús.

Para ello, intenta que tu perro se familiarice con el vehículo. Súbelo, con el coche parado, que lo huela e inspeccione o, incluso, escóndele premios en él y que juegue a encontrarlos.dog on board

También puedes dar pequeños paseos en coche, trayectos cortos, con los que poco a poco se vaya a acostumbrando a ir en coche… y si pueden ser trayectos a sitios que le gusten y no solo para ir al veterinario, mejor. Un pequeño recorrido al parque que hay cerca de casa puede ser un perfecto inicio.

A la hora de iniciar el viaje, además de ese trabajo previo para que tu perro pierda el miedo al vehículo, ten en cuenta estas medidas:

  • En al menos las 3 horas anteriores al viaje evita que coma o beba para evitar que tenga el estómago lleno de alimento. También existen fármacos que previenen los mareos y combaten sus síntomas. Consulta a tu veterinario cuál es el más adecuado.
  • Antes de subir al coche, dale un buen paseo para que haga sus necesidades y se relaje.
  • Busca la ubicación ideal. El maletero suele ser el peor lugar para los perros que se marean viajando, por ello intenta colocar a tu mascota en los asientos traseros. Eso sí, siempre con los medios de sujeción homologados.
  • En el vehículo, trata de que la temperatura sea agradable y el ambiente este aireado. Si no hace demasiado frío, incluso, abre las ventanillas un poco, para que el ambiente este aireado.
  • En el recorrido, haz paradas frecuentes. Generalmente, los mareos van en relación directa con el número de horas de viaje y, además, parar y que tu mascota pueda bajar del coche y dar un pequeño paseo, le relajará.

Y, cómo no, conduce con cuidado sin acelerones o movimientos bruscos… Algo que no solo te agradecerá tu mascota sino todos. ¡Buen viaje!