El celo en las gatas: qué es y cómo actuar

El celo en las gatas: qué es y cómo actuar

Categoría: Campañas , Noticias

Maulla sin cesar, se frota por todas partes, está especialmente mimosa y no quiere más que atraer nuestra atención en todo momento. ¿Qué le pasa a tu gata?

Pues seguramente que está en celo o, lo que es lo mismo, en el periodo del ciclo sexual en la que puede aceptar al macho.

Un celo que, en general, comenzará con el inicio de la pubertad de tu felina, entre los cinco y los diez meses de edad (dependiendo de su raza o peso, entre otros factores).

cat hair on a black T-shirt.

Con una duración de 7 a 15 días, una gata puede tener varios periodos de celo durante un mismo mes. A diferencia de las perras, éstas no suelen sangrar, pero sí varía su comportamiento, como decíamos: maúllan de forma especial e insistente, se frotan con muebles y con los dueños son más cariñosas, levantan el tercio posterior dejando los miembros delanteros pegados al suelo y apartan el rabo.

Si nuestro interés es cruzar a la gatita para dejarla gestante, será el momento de traerle el macho.

Pero, si no queremos que nuestra gata críe y tenga camada, además de algunos fármacos inhibidores del celo, la mejor solución para evitarle los periodos de celo es la esterilización definitiva.

Un método quirúrgico que no posee efectos secundarios y sí se evitan un alto porcentaje de problemas derivados de las alteraciones hormonales (por ejemplo, quistes ováricos, tumores de cualquier naturaleza en ovarios y útero, infecciones uterinas o piometras).

Eso sí, como siempre, acude a tu veterinario y consulta con él el mejor momento para esterilizar a tu gata, cómo es el proceso y cualquier duda que tengas. Todo cuidado es poco para tu pequeña.


¿Con qué sueña tu mascota?

Categoría: Noticias

Con comida, con otros animales o contigo…. Las mascotas también sueñan y ahora podemos descubrir con qué.

Al menos eso es lo que intenta un estudio del doctor Deirdre Barret, de la Escuela de Medicina de Harvard, que señala cómo, por ejemplo, los perros suelen soñar con lo que les ha sucedido durante el día, con que están corriendo o paseando por el parque. Además, según el doctor Barret los perros son propensos a soñar con sus dueños “con sus caras o su olor”.

gato dormido

Muy distinto es el caso de los gatos que, de acuerdo con las investigaciones de este doctor, sueñan… ¡con ratones! Sí, sí. Durante los estudios que ha realizado, observó como, durante el sueño, los gatos en varios momentos dieron un salto y se lanzaron arqueando sus espaldas, como si un ratón se hubiera acercado a su posición.

Y si tienes como mascota un reptil o un pez…. Lo lamentamos. Estos no sueñan, de acuerdo con el doctor Barret ya que carecen del ciclo REM, el periodo del descanso durante el que se producen los sueños.

Y tú ¿sueñas con tu mascota?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


¿Cómo elegir el mejor alimento para tu perro cachorro?

Es difícil no caer en la tentación de compartir nuestra propia comida con nuestro peludo… Es más cómodo y además es fácil pensar ¿si es bueno para mí por qué no lo va a ser para él?

Pues lo cierto es que no, no lo es. Darle a nuestro perro la misma comida que tomamos nosotros o sus sobras no hará sino provocarle sobrepeso, una alimentación descompensada, problemas dentales…

En primer lugar, debemos tener en cuenta que nuestros perros necesitan un aporte diario de energía, proteínas, vitaminas y minerales. En resumen, una dieta para perros equilibrada y de calidad.

chihuahua-624924_1920

Lo más recomendado es el pienso para perros, un alimento preparado que nos asegura que nuestra mascota está recibiendo todos los nutrientes que necesita.

Es cierto que, según la edad, raza, estilo de vida o estado de salud, la cantidad y la proporción adecuadas de estos elementos variarán.

Así, por ejemplo, a la hora de alimentar a un cachorro, existen en el mercado piensos específicos para ellos que deberemos darles hasta que cumplan, más o menos, ocho semanas.

A partir de ese momento, pasarán al pienso para perros adultos y, cuidado, si le damos alguna golosina, premio, etc… es fácil que deje de querer comer su comida así que mejor abstenernos.

Si vemos que no come y necesita algún suplemento o aporte alimenticio extra, lo mejor es consultarlo con nuestro veterinario.

Esta fase coincide con el crecimiento de los dientes de nuestro peludo, por lo que es aconsejable darle algo que pueda morder para un mejor desarrollo de sus dientes.

Y no olvides de asegurarte de que siempre tiene agua limpia y fresca, sobre todo, después de las comidas.